Cursor.

domingo, 19 de febrero de 2017

Reseña: El llamado del dragón, Lene Kaaberbøl


Sinopsis:


Dina ha heredado inopinadamente el don de su madre: la habilidad para lograr que alguien admita sus actos más vergonzosos con sólo mirarlo a los ojos. Para ella, sin embargo, este poder, lejos de ser una bendición, se ha convertido en una maldición, pues le impide tener una simple amistad en medio del temor y la hostilidad que la rodean.
Pero cuando su madre es llevada al castillo d Dunark para revelar la verdad acerca de un triple homicidio, Dina debe aceptar su condición si no quiere dejar que su madre caiga en las garras del cruel Lord de Dunark.





Opinión personal:


Gracias a la editorial Pictus por el ejemplar.

Tenía muchas ganas de leer algo de Lene desde que leí allá por el 2012 El portal de la sombra. En su momento la novela me deslumbró por completo, y no podía esperar a leer algo más de esta autora. Hace dos años contacté con la editorial Pictus para colaborar con ellos, y me dieron este (entre otros libros). Yo, desastre que soy, lo leí recién ahora - y estoy muy contenta de haberlo hecho.

El llamado del dragón nos cuenta la historia de Dina, la hija de La avergonzadora. La Avergonzadora tiene el poder de mirar a alguien a los ojos y ver todo lo que los avergüenza - los crímenes que cometieron, cuando trataron mal a alguien, cómo los trataron mal a ellos, etc. Dina heredó este poder y lo considera una de las peores cosas que le pasó en la vida, ya que las únicas personas que se atreven a mirarla a los ojos son sus dos hermanos y su madre, mientras que el resto del pueblo se la pasa mirando el suelo cada vez que ella pasa a su lado. Por este motivo, Dina se siente absolutamente sola, sin nadie con quien jugar, lo cual es un sentimiento horrible para una niña de diez años. Pero cuando vienen del castillo de Dunark (una ciudad a un par de kilómetros de su pueblo) a buscar a su madre para que descubra a un asesino, Dina deberá aferrarse a su don para descubrir la verdad y salvar a su madre (y a sus nuevos amigos) del malvado Lord de Dunark.

Al principio no me convencía mucho. Sentía como que todo pasaba demasiado rápido, dos segundos juntos y ya dábamos nuestra vida el uno por el otro, cosas así. Pero después de un par de páginas sentí como que eso paró un poco y que la narración adquiría un ritmo rápido pero coherente, fácil de seguir y de disfrutar. Y si bien la prosa lenta y detallada suele ser algo común y lo "esperado" en la mayoría de los libros de fantasía, por todo el tema de la creación del mundo y demás, Lene Kaaberbøl se las ingenia para que una breve descripción tirada por aquí y por allá sea suficiente, pasando directamente a la acción. 


Los personajes me gustaron muchísimo, todos cumplían una función importante (ya sea para el desarrollo de la historia en general o simplemente para el crecimiento y la evolución de Dina) y estaban bien profundizados. No eran planos ni aburridos, podíamos diferenciarlos a unos y a otros fácilmente. 

"Pero debes tener paciencia. Tarde o temprano encontrarás a alguien que se atreva a mirarte a los ojos. Y entonces serás muy afortunada. Porque cualquiera que se atreva a mirar los ojos de una avergonzadora francamente es un ser humano muy especial y el mejor amigo que podrías esperar."

Si bien la base de la historia no es original (spoilers: hermano envidioso decide asesinar a todos y echarle la culpa al hermano heredero para así poder hacerse, finalmente, con el trono), todo lo demás lo es: los poderes, los personajes, los pueblos donde tiene lugar, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡los dragones!!!!!!!!!! Es una lectura súper sencilla y fácil de seguir, que te atrapa casi al instante y te obliga a terminarlo en un par de horas. Fue una buena experiencia y, si bien aún no sé si voy a leer las siguientes partes o no, disfruté mucho de esta cuando logré adaptarme a la prosa de Lene. (creo, también, que es un libro más infantil. No estoy segura todavía). 

El llamado del dragón es un libro que se disfruta y, si bien no es trascendental y probablemente no nos "marque" de ninguna forma, se pasa un buen rato leyéndolo gracias a su sencillez y trama llena de acción.

Le doy: 3,5/5 estrellas.

¿Y ustedes? ¿Lo leyeron? ¿No? ¿Les gustó? ¿No? ¿Quieren leerlo? ¿Lo conocían? ¿Qué piensan? ¡Cuentenme!

Nos leemos!

lunes, 13 de febrero de 2017

Reseña: El chico de al lado - Meg Cabot

Sinopsis:


Mel cree que se ha enamorado del sobrino de su vecina en coma, pero no está muy segura de que realmente sea su sobrino y teme haber dado las llaves del piso al tipo equivocado... Él se llama Max, aunque no está muy claro, ya que quiere que le llamen John... De lo que está segura es de que es divertido, cariñoso y guapísimo. ¿Cómo resolverá Mel finalmente todas sus dudas?










Opinión personal:


Volar por los aires y caer en Nueva York, donde Melissa Fuller le escribe correos electrónicos a su mejor amiga (que se sienta al lado suyo en la oficina del diario en el que trabajan) quejándose de que no logra encontrar el amor. Su novio Aaron acaba de volver de cubrir una guerra, y le confiesa a Mel que le engañó con una bellísima mujer de unos... 40/50 años (Mel tiene 27/28). Se quiere morir. Lo deja. Ahora falta al trabajo, y todos creen que es por su ruptura con Aaron, pero en realidad su vecina, la señora Friedlander, fue atacada durante la noche y Mel, a la mañana siguiente, la encuentra y decide llamar a la policía y quedarse con ella hasta saber que está bien (no lo está. está en coma. Mel no sabe qué hacer). Así que al principio llega tarde al trabajo todos los días (Recursos Humanos no deja de mandarle correos preguntándole si sufre de alcoholismo, depresión, problemas con las drogas, algún desorden mental, ¡nosotros estamos para ayudarle!) porque debe sacar al perro de la señora Friedlander, así que su mejor amiga le dice "basta. llamás a algún pariente suyo y que se encarguen ellos." Pero su único pariente es Max Friedlander, su sobrino, un famoso fotógrafo que parece ser una basura de persona. Así que Mel no se espera que llegue este chico normal, gracioso, simpático, divertido, que se obsesiona por las mismas cosas que ella. Y, ¿por qué pide que le llamen John? ¿Cómo va a ser ese su apodo? (lo que Mel sabe es que no lo es. Él no es Max. Es John, un amigo de Max que le debía un favor, y ahora tiene que hacerse pasar por él porque Max está en una playa con una supermodelo divina que acaba de dejar a Donald Trump para irse de vacaciones con él. Pero, ¿qué va a hacer ahora, que se está enamorando de la vecina y ella de él, o de Max, o de Max que le dicen John y no es quien dice ser?) Mientras Mel se mete en un total enredo romántico, intenta descubrir quién atacó a su vecina.

El chico de al lado está escrito todo a modo de correos electrónicos, lo que me fascinó porque soy la fan #1 de libros escritos en correos/cartas/mensajes/lo que sea. Era muy divertido ver lo que todos los personajes iban mandándose entre sí, como cada uno tenía su estilo y forma de expresarse, lo que hacía que diferenciarlos fuese tarea fácil. Es muy complicado a veces escribir de cien maneras distintas, pero Meg Cabot lo logró y la felicito de todo corazón.

Los personajes son lo mejor. Una buena historia necesita unos buenísimos personajes, y esta los tiene. Cada uno es un mundo completamente distinto y, aunque pudiésemos simpatizar con ellos en la vida real o no (a Max le pegaría un par de piñas si me lo cruzase), todos logran sacarnos un par de carcajadas y mantener la escencia de la historia en marcha. Me daba un poco de miedo leerlo por todo lo que suele escucharse de los chick-lits, pero este me pareció buenísimo, logró que me divirtiese como loca, que no pudiese soltarlo y que quisiese escaparme a Nueva York a enamorarme. 

Mi problema con el libro fue el final. Me pareció demasiado apresurado, muy cualquier cosa. Estaba todo mal, páginas de todo estando espantosamente horrible, y de la nada en cinco segundos se arregló. Qué. Carajo. Tal vez ese es un poco el problema de los correos electrónicos - a veces los personajes obvian detalles que, a la hora de comprender la historia, si no la estás viviendo, son esenciales para que todo cierre con propiedad. 

Quitando eso, ¡me encantó! Me pareció super divertido, una lectura muy ligera y amena recontra recomendada para leer luego de un libro parte cocos (te estoy mirando, Rayuela). Me gustaría leer más de Meg, incluso le daría una oportunidad a El diario de la princesa (¿pueden creer que ella escribió los libros detrás de las hermosas películas de El diario de la princesa? cuando lo vi no lo podía creer. me emocioné un montón). Si quieren un libro romántico divertido (ya que se viene San Valentín y parece que en todos lados me atacan con amor. Basta. No tengo nadie con quien compartirlo, traiganme chocolates y dejenme en paz) con una escritura simple y fresca, este libro es para ustedes.

Le doy: 3,5/5 estrellas.

¿Qué piensan? ¿Lo leyeron? ¿No? ¿Sí? ¿Les gustó? ¿Quieren leerlo? ¡Cuentenme!

¡Nos leemos!

martes, 7 de febrero de 2017

DDM: Abandonar o no abandonar, esa es la cuestión


¿Está bien dejar de leer un libro? ¿Está bien pasarlo de currently-reading a DNF en goodreads? ¿Qué significa eso? ¿Vamos a dejar de leerlo para siempre? ¿Nunca más vamos a darle una oportunidad? ¿Queremos darle otra oportunidad?

En este DDM me gustaría plantear dos preguntas, y son: ¿cuándo un libro se considera "abandonado"? y ¿está bien abandonar un libro?

  • ¿Cuándo se puede decir que el libro fue "abandonado"?

Esta es una pregunta que vi en muchos lugares, y que creo que no tiene respuesta. Porque, ¿cuándo pasa a ser parte de nuestro estante Did not finish en Goodreads y cuando no es más que uno que empezaste y dejaste en la página cinco porque te aburriste? 

Mucha gente dice que los libros hay que leerlos hasta cierta página, y que antes de esa no pueden ser considerados "abandono". Estas personas dicen que los libros hay que leerlos hasta la página 50/100 (dependiendo de la cantidad de páginas total que este tenga), porque ahí es cuando las cosas empiezan a tomar forma, hay más acción, comienza la trama en serio, y que antes de eso es imposible juzgar un libro. Otros dicen que ya en la primera página podés darte cuenta de si algo va a gustarte o no, así que ahí mismo podés decidir si va a gustarte o no. Entiendo a qué se refieren los primeros, más que nada porque no siento que al leer la primera página puedas darte cuenta de mucho, y también porque leer una carilla no me suena a leer. 

En mi opinión, un libro abandonado es uno que empezaste y no seguiste, punto. No vamos a ponernos con exactitudes de páginas ni demás. Igualmente, en este DDM quiero centrarme en los libros abandonados por que no te gustaron/convencieron, no en esos que dejás en pausa por un tiempo porque tenés que estudiar/trabajar, atender otras obligaciones, estás muy cansado, etcétera.

  • ¿Está bien abandonar un libro?

Conozco muchísima gente que se fuerza a terminar todo lo que lee. No importa si les parece una lectura completamente atroz, creen que es un delito abandonar un libro por la mitad y dejarlo solo. 

No les voy a mentir. Odio tener que dejar de leer un libro. Siento que una vez que lo empecé es mi deber llegar a la última página, me siento absolutamente culpable si considero dejarlo una vez que ya me metí en él. Hasta hace dos años leía absolutamente todo y no dejaba nada a medias - y, en ese momento, leía muchísimo menos de lo que leo ahora, disfrutaba cada libro un poco menos. Pero un tiempo después empecé a ver que todo el mundo a veces dejaba libros inconclusos, y cuando lo hablé con mi mamá me dijo "y si! para qué vas a perder el tiempo, tan poco que es, leyendo algo que no disfrutás? yo creo que cada libro tiene su momento. a lo mejor no es este. vos dejalo descansar y tal vez en otro momento te engancha más."

Es cierto que hay libros que no meten pata una vez que ya están bien avanzados. Hay algunas novelas que tenés que hacer un esfuerzo sobrehumano para llegar a la parte que realmente te atrapa. Pero, ¿qué vas a hacer? ¿Vas a pasarte toda la vida esperando a que el libro se ponga bueno?

Les cuento cómo se me ocurrió la idea para este DDM. Estaba leyendo El vuelo del dragón, de Anne McAffrey, libro que empecé esperando un millón y medio de dragones por todos lados. Bueno, ese no fue el caso. ¡Encima te metían en un mundo mágico sin explicación alguna! No entendía nada de lo que estaba pasando, usaban palabras de este mundo que andá a saber qué carajo significaban y ugh. Fue recontra tedioso, y cuando iba un 30% dije "Bueno, ya está, no estoy disfrutando esto. Es más una obligación que leer por placer." Así que lo cerré y decidí dejarlo un tiempo en mi estantería para que descanse. Me sentí re culpable después, por eso decidí que a lo mejor en algún momento lo retomo. Pero ese no es el caso de otros libros que abandoné, como Crossed de Ally Condie (continuación de Matched), que directamente decidí que nunca más volvía a toc
ar esa saga porque ese libro era un fiasco (aunque el primero me encantó).

Pero bueno. Eso es lo que pienso yo, si no se puede no se puede, y tal vez no es el momento. Tal vez más adelante nos guste, pero ¿para qué vamos a perder el tiempo con algo que no soportamos? 

¿Y ustedes? ¿Qué piensan? ¿Abandonan libros? ¿Intentan no hacerlo? ¿Cuándo les parece que puede considerarse abandono?

Nos leemos!